Historias sobre Shambala

Hoy es otro día en Shambala para nuestro pequeño grupo. Hay personas de diferentes  países como Vietnam, Italia, Portugal, España, Australia, EEUU, Malasia, Bulgaria y Tailandia. Muchos de nuestros amigos internacionales no están físicamente aquí, pero están presentes con su amor, energía y buena intención.

Hoy es una mañana muy fresca en Shambala. Acabamos de terminar los ejercicios de Yoga HUESA y las respiraciones y nos preparamos para el nuevo día. Cada mañana subimos a la colina, a la Gran Pirámide, realizamos los ejercicios mirando el amanecer y disfrutando de la preciosa vista de 360º en nuestro asentamiento Shambala.

Érase una vez el Reino de la Gran Basura sin Fondo y su General Residuos el Grande, gobernante del reino bajo un régimen autoritario y terrorista. Toda la población basura en el Reino estaba viviendo en el horror dentro de un pequeño cubo de basura, donde cada día más y más personas basura eran arrojadas a vivir en esa prisión.

Todos recordamos el cuento de hadas “La Princesa y la Rana” de nuestra infancia. Hay demasiadas situaciones en nuestra vida que nos recuerdan el momento en que la rana se transforma en Príncipe. Pero nunca esperamos que ocurra esto en la vida real. Sin embargo, sucedió en Shambala. Es la temporada de lluvias en Shambala y llueve de forma programada cada tarde.

Vivimos en este mundo tridimensional y aún dependemos mucho de nuestros 5 sentidos. Queremos ver, oír y tocar para creer que lo que hacemos está bien y para incrementar nuestra fe en la Energía Universal y las dimensiones invisibles. Dios está siempre tocando nuestra puerta, pero estamos demasiado ocupados para abrir la puerta para que él entre.

El ser humano del Shambala no es un extraño. Él o Ella no llevan un uniforme especial ni un símbolo, no tienen un diploma especial ni un nombre especial, ni excepcional. El ser humano Shambala emerge desde el interior de cada uno de nosotros. Él o Ella es el verdadero ser que está preparado para florecer cuando la mente da paso al corazón y el corazón se abre al amor y compasión.

En Shambala cada uno es especial – tenemos Michelangelos, Picassos, Mozarts, Einsteins, y muchos otros científicos y artistas visibles e invisibles. Tenemos muchos dioses que se manifiestan a través de cuerpos humanos en formas físicas. Todos contribuyen a Shambala de forma única- visible e invisiblemente, dentro y fuera. Todos han creado muchas piezas maestras.

Es domingo, día de descanso en Shambala. Todos vamos a las aguas termales, que están muy cerca de nuestro Shambala. El lugar está muy concurrido, dado que tanto la población local como los turistas vienen por su poder curativo. Para algunas personas ésta es la primera visita a las aguas termales. La temperatura del agua está por encima de 45 grados y se está evaporando.

La Rana de la 4ª Historia, es aún una rana, y como tal continúa su viaje de vida en la búsqueda de la felicidad y amor. Dado que la rana tiene el estilo de vida de un “gitano moderno”, saltó de estanque a estanque hasta que alcanzó el gran océano. “Wow” dijo, y casi alcanza la iluminación.

Episodio 1

------------

Pages