APRECIA LO QUE TIENES Y LO QUE SE TE DA

Nos  recordamos  unos  a  otros  para  recordar  quiénes  somos  ­  somos  seres 

humanos, no somos hacedores Humanos ­ que hemos hecho demasiado, estamos 

haciendo  y  seguimos  haciendo,  haciendo,  haciendo  ...  demasiado. 

Bienvenido  a  nuestra  meditación  global  diaria.  Hoy  te  damos  la  bienvenida  a 

conectarte al Gran Cañón en Arizona, en U.S.A., una de las hermosas maravillas de 

nuestro  planeta  Tierra.  Nuestra  naturaleza  nos  puede  dar  mucho  pero  rara  vez 

apreciamos lo que tenemos y lo que se nos da.

Nos  recordamos  unos  a  otros  para  recordar  quiénes  somos  ­  somos  seres 

humanos, no somos hacedores Humanos ­ que hemos hecho demasiado, estamos 

haciendo  y  seguimos  haciendo,  haciendo,  haciendo  ...  demasiado.  Si  nos 

detenemos  y  somos  nosotros  mismos  y  si  apreciamos  la  Madre  Tierra,  si 

apreciamos  la  naturaleza  y  vivimos  en  gracia  cada  minuto  de  nuestra  vida  en  la 

Tierra, entonces seremos capaces de salvar nuestro planeta Tierra.

Ahora le corresponde a nuestra Madre Tierra sustentar la vida en la Tierra y hacer 

esta gran transformación en este tiempo, en este tiempo vertical. El tiempo es muy 

relativo. Un día, podría ser igual a un siglo. Un minuto, podría ser igual a un año. Por 

lo tanto, tenemos que mirar hacia dentro  y dejar de  salir a la  calle para buscar la 

felicidad que hemos estado buscando fuera.

La  eterna  alegría  interior,  la  alegría  de  nuestro  verdadero  ser,  la  alegría  de  esta 

energía  invisible  nos  apoya;  nos  dará  la  nueva  percepción,  ...  si  estamos 

conectados con la energía de nuestra madre tierra, del cielo, de todos los seres que 

viven en este planeta Tierra. Somos uno, venimos de una fuente y si entendemos 

esto, si hacemos un voto hoy, esta vez, de que vamos a vernos como hermanos ­ yo 

soy tú, tú eres yo, somos vosotros, vosotros sois nosotros ­ así trascendemos todas 

estas dificultades.

Estamos  viviendo  en  estos  contrastes  para  que  sepamos  lo  que  realmente, 

realmente, realmente queremos y lo que no queremos.